Armarios, más que una cuestión de capacidad.

En: Disseny Indeco El: Publicado por: Javier Arnott Comentario: 0 Likes: 249
Hoy os propongo hablar de armarios, armarios de puertas batientes, armarios de puertas correderas, plegables, combinados, si os dais cuenta estoy hablando de armarios por su aspecto externo.

Hola de nuevo, soy Javier de Disseny in Deco en Sant Andreu de la Barca. Hoy os propongo hablar de armarios, armarios de puertas batientes, armarios de puertas correderas, plegables, combinados, si os dais cuenta estoy hablando de armarios por su aspecto externo.  Pero lo importante es para qué se van a utilizar. Su utilización nos dará la clave de cómo hemos de distribuirlo, no es lo mismo un armario ropero, que un vajillero, aunque ambos deben poseer un elemento en común, la solidez. Solidez que le viene dada por la estructura, grosor de los laterales  de 19 mm como mínimo, espesor de las traseras 5 ó 10 mm  posición del estante de cierre, este último acostumbra a ser el estante que separa el cuerpo del armario del altillo, todos ellos elementos que dan la solidez, estabilidad y garantizan una larga duración, y a los que no solemos dar la importancia que tienen, ya que si nos paramos a pensar en todo lo que vamos a colocar en su interior, nos daríamos cuenta de la cantidad de kilos que ha de soportar.




Una vez aclarado el tema estructural y funcional, podemos decidir si el armario ha de ser de puertas batientes o correderas, nombro estos dos porque son los más comunes. Si tenemos espacio, lo normal es colocar un armario de puertas batientes, el cual nos permite abrir cómodamente todas las puertas a la vez para ventilar, limpiar y ordenar con plena comodidad. Además la gran variedad de acabados y formatos nos permiten personalizar los frontales a nuestro gusto, bien integrándolo en el espacio existente o bien dotándolo de personalidad, convirtiéndolo en una pieza decorativa llena de personalidad y reforzando el ambiente de la estancia en la que se encuentre situado. No por ser un armario, este ha de ser anodino, sino todo lo contrario. En cuanto a la distribución interior, esta será en función de las necesidades de cada uno, en el caso más habitual que lógicamente es el de armario ropero, unas personas son más de colgar, otras de doblar y tampoco es lo mismo un armario para una mujer que para un hombre, como tampoco son iguales las necesidades de un adolescente, un niño o un adulto. Aquí las necesidades personales se imponen a cualquier otra consideración.



En cuanto a los armarios de puertas correderas, son indicados en espacios de paso limitado, al permitirnos colocar armarios en espacios de que de otra forma serían imposibles, ya que no podríamos abrir las puertas, el inconveniente es que nunca tendremos una visión total del interior, debido al solapamiento de las puertas al abrirse. Por lo demás podemos afirmar que todo lo dicho con respecto al armario de puertas batientes es aplicable también a los de correderas. La diferencia es que aquí  nos encontraremos con dos tipos de armarios, los de puertas colgadas y los de puertas embutidas por guía. La cuestión de cuando colocar uno u otro, aparte del elemento meramente personal, no tiene mayor trascendencia, aunque si lo que buscamos es una máxima integración en el espacio, el armario de puertas por guía sería el más conveniente; al permitirnos la máxima utilización del espacio disponible, aunque sólo sean los 6 cm necesarios para poder colgar las puertas.

Con esto hemos dado un somero paseo por el mundo de los armarios, algo que en principio parece muy sencillo, pero como habéis podido comprobar, no es para nada una cuestión menor.  

 

 

Comentarios

Deje su comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre